GEMAS DE ANTAÑO: CRADLE OF FILTH/ DAMNATION AND A DAY-From Genesis to Nemesis (2003)



El año pasado se hizo un recuento de la Discografía de Cradle Of Filth en este espacio, con el propósito de documentar la carrera los ingleses. Sin embargo, después de prestar oídos a este álbum siento que hay algunas cosas que debo expresar acerca del mismo.

Cof es acrónimo en inglés de Cuna de la Inmundicia, la tradución al español del nombre de una banda que a estas alturas tiene categoría de clásica dentro del metal extremo. Con una carrera de 24 años, 10 álbumes y 4 EPs en su haber, es muy dificil no conocer a Cof si uno en álgún momento pisó los sótanos del metal extremo. También es una banda inclasificable dentro de los subgéneros del metal, porque aunque tienen su sonido particular (su propia fórmula para hacer música), no se detienen a desarrollar nungún subgénero específico, en cambio juegan con todo. 

Eso es algo que han demostrado hasta el cansancio en los álbumes que precedieron al DAMNATION AND A DAY-From Genesis to Nemesis, fuimos testigos de la concreción de ideas melódicas geniales (provenientes de Iron Maiden) llevadas de la mano con agresividad en el V Empire y Dusk and Her Embrace en 1996, la incorporación de ese motor musical (contando con la mejor alineación clásica de la banda hasta ese momento) en su primera obra conceptual en Cruelty and the Beast en 1998, el inolvidable EP From the Cradle to Enslave que generó el primer video clip de Cof y la definición sonora más digerible de la banda (y su éxito comercial más importante hasta la fecha) con el Midiam en el  2000. En el 2001 sale el EP Bitter Suites To Succubi, primera publicación bajo el propio sello de la banda, Abracadaver, en el que presentan 6 tracks nuevos, 1 cover y repasan 3 temas de su primer larga duración.

De ahí les perdí la pista hasta principios de este año que le puse las manos al álbum que cronológicamente seguía en la lista: DAMNATION AND A DAY-From Genesis to Nemesis del 2003. El disco es uno de los proyectos más ambiciosos jamás logrados por una banda de metal extremo en estudio (da la impresión de que aprovecharon todo el dinero hecho con el Midiam (2000) y lo invirtieron en este álbum de la mano de Sony UK).


DAMNATION AND A DAY-From Genesis to Nemesis es la segunda obra conceptual de los ingleses con 76 minutos divididos en 17 tracks que narran en primera persona la historia de la creación desde la caída de Lucifer hasta su dominación total de la tierra. Basado parcialmente en Paraíso Perdido de John Milton, el álbum está dividido en 4 actos. Además de contar con la la tradicional presencia de teclados y participación de Sarah Jezebel Deva en la voz de acompañamiento y coros; el CD incluye a la Orquesta de Filmes, el Coro de Filmes de Budapest y la narración de David McEwen, quienes logran darle cualidad cinematográfica al LP.


El álbum está enfocado en la batería, instrumento que se distingue, no sólo por la ejecución de Adrian Erlandson (que parece pulpo en redoble y remates, además de que juega de forma más que eficaz con todos los platillos que tiene a su alcance) sino también la alta calidad sonora que refleja a partir de su producción. Las guittarras en esta ocación nos presentan una colección de riffs que juegan entre brutalidad, la rítmica y la melodía sin caer en la repetición y la melosidad, temas como "Presents from the Poison-Hearted"  hará menear el craneo a más de uno. Los fraseos de Dani son más rápidos y compeljos, haciendo díficil seguir la letra de las canciones de buenas a primeras.


Cada tema consta de mínimo 100 versos, sólo se repite uno de los versos cuando es coro, el resto del tema Daní es incesante con la vocalización, modificando sus tradionales falsetos, chillidos y growls a su antojo. Sarah Jezebel Deva y Martin Powell hacen una labor de acompamiento sólida y profesional, ya que este álbum la voz femenina ya no tiene pasajes protagónicos como en anteriores producciones de la banda. Sin que esto sea algo negativo, ya que Dani Filth apostó por cubrir la carencia de esos pasajes con el compañamiento sinfónico de la orquesta y los coros de Budapest. Lamentablemente el bajo no destaca de ninguna manera y si bien cubre con peso de manera lineal, con el pasar de las canciones es minimamente perceptible y olvidable (pienso en obras como V Empire y Dusk and her Embrace en las cuales todos los instrumentos brillan con luz propia, después de estos títulos el bajo fue interviniendo cada vez menos de forma notable en elepés posteriores).

Para ser un disco conceptual de 76 minutos se sostiene bien desde track 1 hasta track 17 gracias a un índice de temas que se nota arduamente trabajado. El disco nunca se cae, Cof logra esto balanceando efectivamente con pausas sinfónicas y narraciones cada 3 canciones la lista de tracks, y comenzando la interpretación de la banda en cada sección de manera fulminate y súper energética: "The Promise of Fever", "Better to Reign in Hell", "Presents from the Poison-Hearted"  y "Mannequin" permiten que cada sección sea recordada por el escucha por los distinguibles de sus entradas. Puede ser que este álbum no sea para alguién que recién se está acercando a la banda, pero para quienes han escuchado la mayoría de trabajos de CoF este disco constituye parte básica de la discografía de la agrupación.

Comentarios ofensivos, ilegibles o SPAM serán eliminados.

Thanks for your comment