Reseña: Slayer - Repentless

Repentless

Reseña del último disco de los californianos pioneros en el género del Thrash Metal, 6 años después de su última obra "World Painted Blood"

Repentless


6 años han pasado luego de que Slayer publicara su obra discográfica número 11 bajo el nombre de "World Painted Blood", dándole así (junto con los lanzamientos de Megadeth, Metallica y Anthrax) un segundo aire al género conocido como Thrash Metal, el cual había decaído bastante en la década de los 2000's pero con la idea de los "Big 4" en 2010 volvió a tomar fuerza.

La carrera de Slayer estuvo llena de actividad después de los cuatro grandes, ofreciendo giras alrededor del mundo; pero los problemas para la banda comenzaron cuando su guitarrista y compositor Jeff Hanneman sufrió un accidente al recibir la mordedura de una araña, con lo cual tuvo que ausentarse de los compromisos del grupo mientras se recuperaba, siendo Gary Holt su reemplazo. Los problemas continuarían en 2013 cuando Dave Lombardo es expulsado de la banda debido a sus reclamos acerca de la administración económica que el imperaba en la marca Slayer. Meses más tarde se anuncia el fallecimiento de Jeff Hanneman, siendo un golpe muy duro para el grupo y el metal en general.

En 2014 Kerry King anuncia que la banda retomaría sus trabajos para el próximo disco, contando con Gary Holt y Paul Bostaph como miembros oficiales. Cada cierto tiempo se ofrecerían noticias acerca de los adelantos en el nuevo material hasta que finalmente el 11 de Septiembre de 2015 "Repentless" sale a la venta.

El disco empieza con una lenta introducción que rápidamente nos lleva al tema que le da el nombre al disco. A partir de ahora somos testigos de los clásicos riffs intercalados con palm muting y mucha velocidad. El sonido es fuerte y muy agresivo, recordándonos un poco a los temas del "Divine Intervention" con un Tom Araya que, pese a sus años, nos ofrece un gran trabajo vocal a todo pulmón.


Precisamente la canción Repentless es la encargada de promocionar el álbum mediante un videoclip en donde se puede apreciar una especie de St. Anger con esteroides, dentro de una cárcel en donde "algo sale mal" y se produce un motín entre los reos (Machete entre ellos), quienes literalmente se hacen pedazos. Un vídeo bastante violento que combina muy bien con la parte musical.

El disco es un viaje de 40 minutos aproximadamente de pura agresividad y actitud thrasher, el cual intercala entre temas rápidos y un poco lentos, sin dejar esa vehemencia que el grupo nos ofrece desde el mismo instante en que observamos la portada.

Quizá un tema negativo del trabajo sea el hecho de que un par de temas son prácticamente idénticos, mientras que otros son algo "sencillos" en ejecución (se podría notar la ausencia de Hanneman, quién apenas alcanzó a aportar con unas ideas al inicio del proyecto), situación que también se puede llegar a notar con los solos de guitarra. Sin embargo, el resultado es muy agradable al escucha y aunque aquí falte el virtuosismo, lo importante es la efectividad de lo ofrecido.

En conclusión, estamos ante un álbum que no romperá ningún esquema ni ofrecerá la quintaesencia en la música, pero es altamente disfrutable y recomendable para todos los amantes de Slayer y el Metal agresivo.


Comentarios ofensivos, ilegibles o SPAM serán eliminados.

Thanks for your comment