GEMAS DE ANTAÑO: BREEDING THE SPAWN (1993)





Seguramente dentro de la discografía de la banda neoyorquina, BREEDING THE SPAWN es el álbum más hechado de menos, por su delgada producción en términos de frecuencias sonoras y por la maldición de tratar de llenar los zapatos de un monstruo llamado: EFFIGY OF THE FORGOTTEN. Otro punto que le desfavoreció fue el hecho de no tener en la producción al mítico Scott Burns de Morrisound Studios, como pasó en "Effigy..." En vez de eso contaron con el ingenio de un desconocido de nombre Paul Bagin, quien poseía un estudio de grabación en Long Island y aceptó trabajar con un reducido presupuesto para la grabación, ya que la banda se encontraba en una disputa financiera con ROADRUNNER Records, su casa disquera en ese entonces. Después de la salida de Josh Barohn, para unirse a AUTOPSY en el 91, ingresa a la alineación un muchacho con unas ideas muy frescas en el bajo, llamado Chris Richards y con eso se completó la mejor alineación clásica que pudo tener la banda en toda su discografía, el encuentro entre estos 5 tipos para hacer música nunca más se repetiría. Quién sabe de aquí a unos años.



Alineación 1993 de izquierda a derecha:
Chris Richards- Bass
Frank Mullen- Vocals
Mike Smith- Drums
Terrance Hobbes- Guitar
Doug Cerrito- Guitar

Suffocation en este álbum probabemente nos muestra una de sus obras más completas y ricas musicalmente, sobretodo en la ejecución. El álbum compesa sus bajas frecuencias, con una sorprendente mezcla y masterización que entrega nitidez y espacio entre los canales de todos los instrumentos y una ecualización desgarradora en las vocales de Frank "El perro rabioso" Mullen. La grabación brinda la sensación de gran distancia entre todos sus elementos sonoros, sin embargo mantiene cohesión y reciprocidad entre los mismos, sección rítmica y melódica 100% sincronizadas. No hay forma de perderse  la linea del bajo al escuchar este álbum, Chris Richards atrapa el oído con una tecnica feroz, asertiva e inteligente. Sabe rellenar linealmente cuando debe, sabe poner los SLAPS cuando es el momento indicado y acompañar las escalas de las guitarras con juegos cromáticos de primera linea para darle profundidad y complejidad a los temas. Sigue la experimentación con elementos progresivos, lo que resulta en la confeción de amalgamas rítmicas impresionantes, que por ese simple aspecto le da a esta obra fonográfica el valor de la repetición. Este es un elepé que bajito requiere unas 15 escuchadas para poder llegar a tener una noción de lo que nos brindaron los neoyorquinos en 1993.

5 de los 8 temas del álbum se han vuelto a grabar en posteriores elepés de la banda aprovechando el grueso de la produción. Repartirdos a través de su discografía, SUFFOCATION trata de compensar de una u otra forma las bajas frecuencias del BREEDING THE SPAWN, que en realidad es un problema que se resuelve ajustando el volumen del reproductor de audio. Igual eso depende de los hábitos de esucha que tenga cada uno, personalmente (y por sentido común) prefiero escuchar música extrema en volumen medio bajo, o sea a un tercio de la capacidad total del volumen que brinda el reproductor (audífonos es otra cosa).Otra opción que tiene la banda es reeditar el álbum (De la misma manera el EFFIGY OF THE FORGOTTEN) en una versión remasterizada con bonus tracks, como acostumbra muchas bandas del género extremo.

Terrance Hobbs comenta en una entrevista del 2013, 20 años depués, que ese periodo en la banda fue hostil y que eso se reflejó en la producción y en la música. Vívían peleando entre ellos pero la música que hicieron para ese álbum, añade, fue lo mejor de esa época. Miren al BREEDING THE SPAWN  como el punto más alto de nuestra capacidad creativa, es como nuestro "AND JUSTICE FOR ALL..." explica el guitarrista en un artículo de Roadrunner para los medios cibernéticos.



Comentarios ofensivos, ilegibles o SPAM serán eliminados.

Thanks for your comment